El Escudo de San Isidro: identidad e historia de una comunidad


Ángeles Martínez Zuviría - 24 de Octubre de 2014

La Municipalidad contrató a una agencia de Publicidad para el “Desarrollo y Diseño de una Marca de Identidad del Municipio de San Isidro” que le costó a los vecinos medio millón de pesos.

comparación escudos de san isidro

La comunidad de San Isidro se encuentra sorprendida por el cambio repentino del histórico Escudo Municipal, que data de 1915. Lo que nos sorprende es que el Departamento Ejecutivo, con la única finalidad de renovar la forma de publicitarse en vistas a la campaña para la Gobernación 2015, haya gastado $500.000 del bolsillo de los vecinos para solventar este cambio de imagen que no es necesario ni urgente para el partido.

Este medio millón de pesos se gastó sólo en el diseño del escudo y la nueva imagen de la Municipalidad, pero hay que sumarle el gasto generado por la cartelería que se renovó en todo el Partido y el ploteo de nuevo de los 130 móviles de Cuidado Comunitario, como mínimo. Se estima en un gasto aproximado de 2 millones de pesos.

La modificación sin más del Escudo es, al menos, cuestionable.

Cuestionable sobre todo porque es plata que sale del trabajo de cada vecino de San Isidro. Los vecinos pagan los impuestos esperando ver reflejado ese sacrificio en continuos trabajos de mejora del Municipio en todo sentido: en el estado de las calles, en la construcción de bicisendas, en más seguridad, en más iluminación, en la simplificación de los procesos administrativos, en la construcción de una costa pública, en obras para evitar inundaciones, entre muchas otras innovaciones.

Cuestionable es que el Escudo, que representa la tradición, que a lo largo de los años mantuvo su espíritu y simbología, que forma parte de la larga y rica historia de nuestro municipio y que por eso debe ser respetado, conservado y exhibido; haya sido sin más reemplazado por otro nuevo. Sin dar lugar a los vecinos a que opinemos, participemos o aportemos en el proceso de cambio, o más aún, sin consultar siquiera si considerábamos necesario el cambio.

Por todo esto pedimos al Sr. Intendente fijar prioridades a la hora de gastar la plata de los vecinos y empezar a utilizar los mecanismos de participación ciudadana que, aunque le resulten incómodos, son fundamentales para formar consensos y encontrar soluciones para toda la comunidad.

Ángeles Martínez Zuviría – Secretaria de Bloque.