Propuestas

Queremos cuidar los espacios públicos

espacio público plaza San Isidro tiene una superficie de 48 km2 y a pesar de su gran arbolada y su gran cantidad de jardines, solamente tiene 4 mts2 de espacio público por habitante. Haciendo una simple comparación, esto es menor que la Ciudad de Buenos Aires.

A partir de una planificación estratégica en base a los numerosos inmuebles que tiene el Municipio, vamos a crear más espacios públicos.

En el 2010 desde ConVocación por San Isidro hemos presentado el pedido de informes número 112-HCD-2010. Por medio del mismo, exigimos que el Departamento Ejecutivo publique el listado de todos los inmuebles del municipio, su ubicación y valor fiscal. También pedimos que informen si son ocupados por alguna dependencia, si son espacios públicos o si son utilizados por privados. Al día de hoy el Ejecutivo no ha brindado respuesta alguna.

En los últimos años han ocurrido sucesos preocupantes. En primer lugar, se han vendido varios terrenos. El principal problema, es que en lugar de hacer una oferta pública, se han hecho ventas privadas sin su correspondiente publicidad. Pero además, en lugar de juntar los fondos de esas ventas para adquirir nuevos espacios públicos, los fondos han sido destinados al presupuesto general para gastos corrientes (pago de sueldos).

Muchos de los espacios públicos son cedidos a clubes, ONGs u otras agrupaciones privadas. Algunos de estos terrenos fueron otorgados hace varios años cuando había áreas despobladas en el municipio, y fueron fundamentales para revalorizar los barrios y dar espacios sociales. Estamos de acuerdo en ceder a préstamo terrenos libres a fin de mejorar la labor de ONGs, clubes, etc., pero estamos en total desacuerdo que sea de forma directa, sin participación y por decreto municipal. Si votáramos a favor de estos decretos estaríamos convalidando el medio.

Hoy, lamentablemente, si una organización quiere aprovechar un terreno público en desuso debe escribir una carta al Intendente, reunirse con él y luego, según su voluntad decide si le otorga o no un terreno. En caso de entregarlo, luego de hacerlo, envía al Honorable Concejo Deliberante el decreto para que sea aprobado (sobre un hecho ya consumado). Esto fomenta la corrupción y la "compra" de amistades con terrenos públicos, es por ello que vamos a reglamentar esto para que la misma sea por medio de concursos, con audiencias públicas y transparentes para que todas las organizaciones tengan las mismas posibilidades. Sabemos que estamos planteando un cambio de paradigma, pero "no dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo". El espacio público no es propiedad del Intendente, es espacio de todos los vecinos.


Mirá nuestros proyectos relacionados con esta temática: