Declaración de principios

San Isidro, 10 de Agosto de 2001

1. El fundamento de nuestra acción política es la persona humana, portadora de un sistema de valores que orientan su conducta y estimulan su responsabilidad individual y social.
2. Reconocemos los derechos y deberes de los ciudadanos, convencidos que son inherentes a su propia naturaleza, hacen a su dignidad y a la indispensable solidaridad con sus semejantes.
3. La validez de nuestro compromiso alcanza tanto sus derechos personales, como los relativos a su participación -social, política y económica- en la comunidad.
4. Se extiende asimismo a la sociedad política en la que convive y a las normas que regulan su existencia.
5. La convivencia al nivel del orden público, se expresa a través del respeto por la ley positiva y los principios universales del orden natural, cuyo fin es el bien común.
6. La acción política en la sociedad debe estar dirigida a asociar a quienes la integran para superar antagonismos, articulando las familias y los sectores sociales con las autoridades, en la búsqueda de armonía y coherencia.
7. Esta vinculación tiene un fundamento ético, que convierte a las instituciones en barreras frente a los abusos e injusticias y las impulsa a ejercitar su libertad, responsabilidad y funciones para fortalecer al Estado.
8. Por su función subsidiaria, la actividad política y la acción social, deben también servir de apoyo a todos los miembros de la comunidad, respetando su propia iniciativa.
9. A su vez la acción subsidiaria del Estado significa crear condiciones que permitan obrar en libertad a las organizaciones políticas, las sociedades intermedias, las familias y las personas.
10. La misión indeclinable del Estado es garantizar el bien común y arbitrar cuando sea necesario mantener el equilibrio y evitar conflictos entre los sectores sociales.
11. La representación política a la que aspira CONVOCACIÓN POR SAN ISIDRO del Partido de San Isidro, es un vínculo natural y necesario para asegurar el cuerpo social y tiene como finalidad el bien común.
12. Por ser el ámbito municipal el primer nivel de la estructura del Estado, CONVOCACIÓN POR SAN ISIDRO reconoce su absoluto respeto y acatamiento a los preceptos de la Constitución Nacional.
13. Admite como requisito esencial el hecho de que toda acción política debe estar subordinada a principios éticos y morales que le otorguen sentido social.
14. Para cumplir con esta base doctrinaria, CONVOCACIÓN POR SAN ISIDRO de San Isidro recurrirá como instrumento y símbolo de su accionar, a la permanente y activa participación de los integrantes de la comunidad.
15. Impulsará el compromiso de los ciudadanos, para que actuando en su medio y en el ámbito municipal con libertad y responsabilidad, se alcance la meta institucional de un Municipio pujante y armónico.
16. CONVOCACIÓN POR SAN ISIDRO de San Isidro colaborará para que el Municipio esté sustentado en su propia capacidad de gobierno, en sus legítimos recursos y en las naturales competencias que debe ejercitar en la administración del bien común, en el marco del sistema federal de una República representativa.

Para cumplir con este propósito, ConVocación por San Isidro desarrollará entre otras tareas las siguientes:

• Divulgar permanentemente la doctrina municipalista, buscando la adhesión de los miembros de la comunidad.
• Realizar una profunda acción docente en todos los niveles y sectores de la sociedad, a fin que la conciencia de la problemática municipal se incorpore con fuerza en la vida cívica
• Estimular la participación tanto en los cuerpos sociales como en la acción política y en la relación entre autoridades y ciudadanos.
• Estudiar y analizar las medidas de gobierno a fin de apoyar aquellas que contribuyan al propósito señalado y objetar aquellas que puedan afectar la plena vigencia de los principios municipalistas en lo político, económico y social.
• Propiciar a través de normas legales una mayor autonomía y autarquía del Municipio, en todas aquellas competencias que, por referirse al orden local, le pertenecen
• Bregar para que, mientras no se produzcan dichas modificaciones, se le transfieran por vía legislativa y/o administrativa, los recursos, funciones y competencias necesarias.
• Defender las atribuciones propias del Municipio, evitando que otros poderes las absorban o centralicen.
• Elaborar un programa racional de gobierno para presentar a la ciudadanía, que pueda luego ser aplicado si accede al poder del Municipio.
• Estimular la participación interna de los miembros de la agrupación, como elemento primordial de la democracia, favoreciendo el ascenso en la conducción y la postulación en los cargos a los más idóneos.
• Realizar conferencias, reuniones e integrar comisiones técnicas tanto con autoridades locales, como con entidades intermedias y vecinos, para el estudio, análisis y discusión de temas municipales
• Desarrollar acciones conjuntas con otros partidos y movimientos similares, para el logro de los fines hasta aquí señalados.