PASO o no PASO, tenemos la solución


Manuel Abella - 04 de Junio de 2017


Los partidos políticos han dejado de ser un espacio de participación, de discusión de ideas, en donde los afiliados tienen el poder, ya que un grupo chico de dirigentes en una mesa chica, los dueños de la birome, son los que arman las listas y eligen los candidatos. Si hay discusiones, se arman nuevos partidos o frentes electorales. Y vemos que las PASO fracasaron para lograr eso. Pero hay excepciones: un partido vecinal, donde se vota online, por orden de preferencia, con participación de miles de jóvenes, que está desafiando el sistema.

El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que hay que evaluar si seguir o no con las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias). Es que hay descontento de la población, por un lado son muy caras, cuestan $ 28.000 millones, y además son muy pocos los casos donde van a haber internas en los frentes.

Este sistema fue creado en el 2009, por CFK, con la intención de dirimir las elecciones internas de los partidos políticas en la misma fecha y con la participación obligatoria de todos los ciudadanos. Claramente el Gobierno de CFK pensaba que lo iba a beneficiar, sino no lo hubiese hecho; pero pudo ser la razón por la que perdió. Son pocos los casos exitosos, tal vez UNEN en el 2013, o Cambiemos en el 2015, lo han utilizado para elegir candidatos.

Pero hay una alternativa.

En Convocación por San Isidro estamos implementando hace ya varios años un sistema que creemos que puede ayudar a salir de las trampa de las PASO. Hemos diseñado un sistema de votación electrónico donde los que eligen el orden de la lista de cada partido son los propios afiliados a través del sistema de Voto Único Transferible (V.U.T). Cada afiliado vota de manera online, durante una semana desde una computadora o un celular y elige su orden de preferencia. Cuando se cumple el plazo, se hace el escrutinio y el resultado es una lista ordenada en base a las preferencias de la mayoría. Está es la lista que el partido inscribirá finalmente en la Justicia Electoral. De esta forma participan aquellos que están realmente interesados en hacerlo.

El resultado de este proceso es un mecanismo donde eliminamos el “dedazo” o la “lapicera”, donde los que eligen son los propios afiliados, reforzando la vida interna de los partidos y asegurando que los candidatos elegidos tengan legitimidad para el rol que ocupan.

En conclusión, sin duda tenemos que ir a un sistema más fácil, accesible y transparente a la hora de votar. En ese camino tenemos que analizar si tiene sentido obligar a todos los ciudadanos a participar de las internas de los partidos a través de las PASO. Desde nuestra experiencia creemos que tenemos que eliminar esa instancia, y a la vez fortalecer la democracia interna de los partidos para que cada uno pueda resolver sus candidaturas de una manera democrática, transparente y con la participación de los vecinos.

Manuel Abella - Concejal de San Isidro.